¿CÓMO GUARDAR EL ÁRBOL DE NAVIDAD?

Pasos para guardar el árbol de Navidad

Terminaron las celebraciones de fin de año y ahora comienza la labor de guardar los adornos navideños que usaste durante las últimas semanas. De todo lo que tienes que guardar, lo más tedioso es el árbol de Navidad, pero no te preocupes, que aquí te diremos cómo hacerlo en pocos pasos.

Encuentra tu ropero perfecto - Características

4 Pasos para guardar el árbol de Navidad

1. Quita todos los adornos navideños. Las luces, las guirnaldas, lazos, en fin, todo lo que luciste durante las celebraciones de fiestas de fin de año.

2. Asegúrate de que el árbol de Navidad no se caiga y lo puedas sostener para que al momento de limpiarlo no se caiga.

3. Usa un trapo o una aspiradora para limpiar las ramas del árbol de Navidad. Recuerda que va a estar almacenado por un buen tiempo así que no debe tener nada de suciedad.

4. Momento de guardar el árbol de Navidad. Luego de plegar las ramas, tienes tres opciones:

  • Ubícalo en la caja con la que adquiriste el árbol. Antes de ponerlo, desármalo y pon una sábana sin doblar dentro para protegerlo del polvo, luego lo envuelves y cierras el compartimento.
  • Ubícalo en la caja con la que adquiriste el árbol. Antes de ponerlo, desármalo y pon una sábana sin doblar dentro para protegerlo del polvo, luego lo envuelves y cierras el compartimento.
  • Amarra con una cuerda el árbol para ajustar las ramas y su estructura, introdúcelo al interior de un tubo grande de cartón y sella los extremos con una bolsa de alta resistencia con cinta adhesiva.

Recuerda que en ninguno de los casos debes ubicar el árbol de Navidad en un lugar lleno de polvo como un garaje o un cuarto o azotea que no cuente con aislamiento térmico óptimo.

¿Cómo guardar los adornos navideños?

No solamente se debe guardar el árbol de Navidad después de fiestas, sino también los distintos adornos que has usado durante las últimas semanas del año. ¿Cómo guardo las luces? ¿Dónde guardo las bolas navideñas? No te preocupes, una vez que hayas limpiado todo con un trapo seco y consigas cajas organizadoras, aquí te decimos cómo hacerlo.

Guardar el nacimiento

Las figuras que componen la Sagrada Familia deben conservarse de la mejor manera para la siguiente Navidad, por ello, debemos envolverlos con plástico de burbujas para evitar que ante una caída se puedan rajar o romper.
Coloca unas pequeñas bolsitas de bola seca en las cajas donde almacenes las figuras para evitar que se vean afectadas por la humedad.

Guardar los adornos del árbol de Navidad

Los adornos navideños del árbol también deben ser conservados óptimamente. Al igual que las figuras del nacimiento, almacénalos en cajas y envueltos en plástico de burbujas o, en su defecto, con papel de seda. Si una esfera, por ejemplo, es más pequeña que los espacios de la caja, rellena el vació con bolitas de papel.

Guardar las luces de Navidad

Cuando saques las luces del árbol o de las ventanas, te recomendamos, y con mucho cuidado, envolverlas alrededor de tu brazo y cuando acabes, ponlas en una caja organizadora con un alambre o tubo de cartón para que mantenga la forma circular y no sufras cuando tengas que sacarlo para la próxima Navidad.

Guardar las guirnaldas de Navidad

Puedes envolverlas alrededor de tu brazo y colocarlas al interior de una caja y ajústala un poco para que mantenga su forma. En caso de que tengas adornos que la acompañen, las puedes ubicar dentro del mismo compartimento, pero envueltas en papel de seda.

Guardar los cojines y peluches de Navidad

Estos elementos de decoración son vitales en tus ambientes, ya que realzan los adornos navideños, por lo que también deben estar correctamente guardados. Una alternativa es usar bolsas herméticas y las puedes sellar con cinta adhesiva. Otra es tener una caja organizadora especial para los peluches, pero no olvides de sellar la caja para evitar filtración de polvo o humedad.

Ten en cuenta almacenar las cajas como una pirámide, las de mayor peso que sean la base del demás y coloca un papel con una lista de los adornos que estás guardando para que sepas qué contiene cada compartimento.

¿Cuál es el origen del árbol de Navidad?

El origen del árbol de Navidad tiene muchas versiones. Algunas leyendas refieren que nació de la tradición pagana de pueblos germanos, quienes estaban convencidos de que tanto la Tierra como los Astros pendían de un árbol gigante llamado Divino Idrasil. Ya por el 740 d.C., San Bonifacio, evangelizador de Alemania e Inglaterra, prohibió la decoración del roble al argumentar que se veneraba al Dios Odín y lo reemplazó por el pino como símbolo de amor eterno al Dios católico. Este árbol fue adornado con manzanas y velas, que significan la tentación y la luz y gracia divina, respectivamente En Europa, hay dos ciudades que se adjudican el mérito de adornar el primer árbol de Navidad: Tallin (Estonia) en 1544 y Riga (Letonia) en 1510. En esta última localidad, comerciantes de la zona decoraron un abeto con rosas artificiales, le prendieron fuego y bailaron alrededor. Con el tiempo se comenzó a adornar el árbol de Navidad con esferas y guirnaldas, como en Alemania en 1605, para darle calidez al invierno europeo. Así, progresivamente, esta tradición llegó a varios países como Finlandia en 1800, Inglaterra en 1829 y a España en 1870.

Encuentra tu ropero perfecto - Tipos
Encuentra tu ropero perfecto - Tipos

¿Cuándo hay que decorar el árbol de Navidad?

Decorar el árbol de Navidad, comúnmente, se realiza en familia y, por lo general, el 8 de diciembre, pero ¿por qué esta fecha?
Existe la versión de que el 8 de diciembre de 1854, el papa Pío IX proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción, que estipula que María, la madre de Dios, fue preservada del pecado original. Por ello, esta fecha se proclamó como el Día de la Inmaculada Concepción de María.