¿Para que sirve el alcohol isopropílico?

ASEO

Alcohol isopropílico: para qué sirve y cómo utilizarlo

Ante la emergencia sanitaria ocasionada por el coronavirus, las diversas alternativas de limpieza y desinfección para el hogar han ganado importancia en nuestras compras cotidianas. En este contexto, muchas personas han señalado al alcohol isopropílico como una excelente alternativa para el uso doméstico. Sin embargo, poco se sabe de este producto y su efectividad ante males tan letales como la COVID 19. Por ello, aquí te explicaremos qué es el alcohol isopropílico y cuáles son sus usos y beneficios.

¿El alcohol isopropílico es igual al alcohol medicinal?

¡Rotundamente NO! El alcohol medicinal común, aquel que se acostumbra comprar en farmacias y se tiene en los botiquines, es alcohol etílico. Su nombre científico es etanol y normalmente la encuentras en concentraciones de 96% de pureza.

Por otro lado, el alcohol isopropílico es un compuesto conocido científicamente como isopropanol o propan-2-ol. Este producto es muy utilizado en la industria para fabricar desinfectantes, limpiadores y detergentes. Tiene un olor muy característico y como todos los alcoholes es bastante inflamable.

¿Sirve el alcohol isopropílico como desinfectante?

Debido su composición química el alcohol isopropílico mata e impide el crecimiento de microorganismos como el coronavirus. Es por esta razón que la utilización de este producto como desinfectante es recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Eso sí, su uso en altas concentraciones puede ser perjudicial para la piel y causar irritaciones. Por ello, la OMS recomienda que el desinfectante a base de alcohol isopropílico debe tener concentraciones no mayores a 75%.

Cabe destacar que el isopropanol está presente en muchos productos desinfectantes y de limpieza debido a sus propiedades disolventes.

Dato: Al igual que cualquier alcohol, consérvalo en lugares frescos y mantenlo alejado de los niños.

Otros usos para el alcohol isopropílico

Uno de los usos más comunes de este producto es la limpieza de pantallas y equipos electrónicos que requieren de un cuidado especial. El alcohol isopropílico tiene la propiedad de evaporarse rápidamente sin dejar rastro, una característica muy deseada al momento de limpiar tarjetas electrónicas.

Por lo contrario, el alcohol de 96 o etanol es mucho más agresivo y puede ocasionar serios daños a estos equipos.

Esta misma propiedad lo convierte en un producto idóneo para la limpieza de vidrios, cristales, espejos u otras superficies en las que no deseemos dejar marcas. Además, sirve adecuadamente para quitar la grasa.

Dato: Existen presentaciones de alcohol isopropílico de uso doméstico con rociadores que pueden ayudarte a la limpieza.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER