Electrohogar

Por qué elegir un AIRE ACONDICIONADO de pared, ventana o portátil

VER AIRES ACONDICIONADOS

Hacer de tu casa u oficina un lugar aún más acogedor, depende también de saber controlar la temperatura en su interior. Para lograrlo, no basta con abrir y cerrar puertas y ventanas. En muchos casos, lo mejor es contar con un equipo de aire acondicionado.

Tipos de aire acondicionado

Según dónde se coloquen, pueden clasificarse como equipos de pared, de ventana o portátiles. Conoce sus diferencias e identifica en qué casos corresponde utilizar cada uno.

Aire acondicionado de pared

También conocidos como modelos split, son equipos de forma alargada y rectangular que generalmente se colocan en la unión de paredes y techos. Se regulan con un moderno sistema programable y cuentan con una paleta que dirige el chorro de aire. Los diversos fabricantes proporcionan diseños sofisticados y en diversos colores, que enriquecen la decoración de los ambientes. Además, son importantes aliados en el ahorro de energía.

Aire acondicionado de ventana

Es el clásico formato de aire acondicionado que se ve desde la calle. Usualmente, tienen forma cúbica. Para su correcta colocación, la parte frontal debe ir hacia el interior del ambiente, mientras que la parte posterior del artefacto debe ir hacia afuera.

Aire acondicionado portátil

Son aquellos equipos que no requieren de grandes obras para su instalación. Cuentan con desfogues de aire caliente y de humedad, y utilizan gas refrigerante que no daña la capa de ozono. Esto lo convierte en un producto ecológico, además de ahorrador de energía. Su diseño incluye ruedas que facilitan su transporte.

Cuál es el aire acondicionado que necesitas

Para elegir el aire acondicionado que mejor se adapta a tus necesidades, debes tener en consideración aspectos tales como las dimensiones del ambiente, el consumo de energía, si lo colocarás en tu hogar o en la oficina, entre otros temas.

Dimensiones del ambiente

Si buscas un equipo para regular la temperatura en espacios amplios, como la sala-comedor en casas, o las salas de conferencia en el caso de las oficinas, el modelo más recomendable es el de pared; su diseño, ubicación y potencia le permite cubrir áreas mayores en espacios donde usualmente se reúnen personas.

Si en cambio lo que quieres es aclimatar un dormitorio o una oficina pequeña, puedes utilizar el aire acondicionado portátil, o bien el modelo para ventana.

Consumo de energía

Todos los modelos de aire acondicionado que se producen hoy en día aportan a la protección del medio ambiente en mayor o menor medida. Pero si buscas causar el mínimo impacto posible en tu entorno, puedes escoger entre los aires acondicionados de pared o portátiles. La gran mayoría de ellos usan un gas refrigerante ecológico y ofrecen un importante ahorro de energía.

Para casa u oficina

Si tienes hijos pequeños en casa, la mejor opción es utilizar el aire acondicionado de pared. La razón es que, al ser instalado en altura, no estará al alcance de los niños.

Por otro lado, si lo que buscas es un equipo que puedas trasladar de una habitación a otra, también puedes utilizar el equipo portátil. Solo asegúrate de colocarlo en un lugar que no sea accesible a los niños pequeños; entre la pared y los muebles, por ejemplo.

El modelo tradicionalmente utilizado para oficinas es el aire acondicionado de ventana. Para estos casos, es necesario adaptar y sellar las ventanas en las que se coloque. También se puede adaptar a un espacio en la pared especialmente destinado para el equipo. En este caso, es probable que se deba hacer una remodelación de muros y verificar el acceso a fuentes de energía.

Información adicional importante

Cualquiera sea el tipo de aire acondicionado que elijas, existen algunos datos importantes en las especificaciones técnicas de cada producto que te ayudarán a elegir mejor el que te conviene. Entre los principales se encuentran los siguientes:

Capacidad

Está indicada en BTU (British Thermal Unit), unidad de energía utilizada en refrigeración, que te permitirá tener una idea de su potencia.

Área a cubrir

Se establece un aproximado en base a su capacidad. Sin embargo, esta información variará según la cantidad de personas que ocupen el ambiente, el tamaño de las ventanas, entre otros factores.

Nivel de ruido

Se muestra en decibeles. La mayoría de equipos de aire acondicionado cuentan con niveles bajos de ruido. Si además te interesa reducir la contaminación por ruido en las calles, los modelos de ventana diferencian los decibeles que se generan hacia el exterior y el interior del inmueble.

Otros datos importantes en los que debes fijarte son las dimensiones del aparato, así como sus funciones (generación de frío, calor o ambos), velocidades, accesorios y años de garantía.

Con esto consejos, estamos seguros que lograrás un mejor control en la temperatura de tus ambientes. Esto contribuirá con la creación de un espacio confortable y a tu medida, que se ajuste a tus posibilidades y que contribuya con el bienestar de quienes viven o trabajan ahí.