Aire Libre

Seguridad en los juegos para niños en verano

VER JUEGOS AL AIRE LIBRE

Nada más hermoso que ver a nuestros hijos aprovechar la temporada de verano saliendo a correr, aspirar aire libre y experimentar. El juego es la manera como los pequeños aprenden habilidades que luego les permitirán crecer y desarrollarse plenamente. Y en verano es cuando más tiempo y oportunidades tienen para hacerlo, divirtiéndose a lo grande.

Pero también es necesario tener un ojo vigilante sobre ellos, supervisando que aquel momento en el que expresa toda su imaginación y creatividad, lo haga rodeado de las medidas de seguridad necesarias.

A continuación, queremos compartir contigo algunas recomendaciones para que los chicos gocen del verano, con la seguridad del caso y dependiendo del ambiente en que se desenvuelvan.

Verano 2019: 21 consejos de seguridad para juegos de niños

Seguridad en el jardín de tu casa

  • Si cuentas con una piscina construida en casa, debes instalar pisos antideslizantes a su alrededor, así evitarás resbalones. Otra opción es colocar láminas cubrepisos. También existen mallas especiales para cubrir las piscinas cuando no las usas. De todas maneras, no dejes de recordarles a tus hijos que no corran alrededor de ellas.
  • Si en tu jardín no tienes piscina, puedes elegir entre la gran variedad de modelos estructurales o inflables que existen. Si tienes hijos pequeños, colócales flotadores e ingresa con ellos, nunca los pierdas de vista. En el caso de las piscinas estructurales, asegúrate que estén fabricadas en PVC reforzado con nylon, que cuenten con armazón de acero y tengan cobertura para protegerla de la intemperie, además de ser un recurso adicional de seguridad.
  • Si no vas a usar la piscina por un tiempo prolongado, nunca la dejes llena de agua. Esto promoverá la aparición de hongos e impurezas en el interior que pondrán en riego la salud de tus pequeños.
  • Los jardines también son ideales para colocar toboganes. Si decides hacerlo, cuida que el modelo que elijas tenga los bordes elevados, lo suficiente como para evitar que tu hijo se caiga por los costados. Para niños pequeños, las resbaladeras cortas son mejores. Observa también que el tobogán esté fabricado de un material que no se caliente excesivamente bajo el sol. Por esto, prefiere los de plástico a los metálicos. Estas mismas recomendaciones pueden aplicarse en columpios.

Seguridad en el parque

  • Date una vuelta por los parques que estén cerca de tu casa, pero esta vez obsérvalos con otros ojos para elegir aquel donde jugará tu hijo. Por ejemplo, verifica que el pasto esté en buenas condiciones y que de preferencia sea un parque interior, es decir, que no dé a avenidas principales o de mucha circulación.
  • Revisa el estado de los árboles, que no existan hoyos ocultos en los jardines, agua empozada, etc.
  • También puedes informarte si cuenta con un área reservada para mascotas, si quieres evitarle un susto a tu hijo mientras juega con su pelota.
  • Considera que cada juego cuenta con sus accesorios de seguridad. Si tu hijo va a patinar o a montar bicicleta en el parque, debes colocarle coderas, rodilleras y casco.
  • En el caso de las bicicletas, elige aquellas que tengan rueditas laterales si tus hijos recién están empezando a montarlas.
  • Elegir la medida de aro adecuada es muy importante cuando tus hijos ya saben monta sin rueditas. La idea es que sus pies lleguen al piso, pero no necesariamente con toda la planta del pie en contacto con el suelo.
  • Revisa siempre que los frenos funcionen adecuadamente y que las llantas estén bien infladas.

Seguridad en la playa

  • La playa es el lugar más visitado por las familias en verano. La sensación de libertad, el contacto con la naturaleza y la atracción que produce el mar en los niños es algo que los marca para toda la vida. Es precisamente por eso que debemos tener en cuenta la seguridad desde que elegimos nuestro espacio en la arena. Trata de hacerlo no muy cerca de la orilla, porque una ola grande podría alcanzarlos.
  • Cuídate muy bien de hundir correctamente la sombrilla, considerando la densidad de la arena. Cuando menos densa sea, más profundo deberás cavar. De lo contrario, esta podría volarse y golpear a tus hijos.
  • Por otro lado, los veranos son cada vez más calurosos, por eso debes considerar proteger a tus hijos con bloqueadores solares, sombreros y ropa ligera de algodón, no solamente en la playa sino en todas aquellas ocasiones en las que estén expuestos al sol. Repón el bloqueador en tus hijos cada dos horas o cada vez que salgan del agua.
  • La seguridad de tus hijos también es alimentaria. Si vas a llevar comida a la playa, lo mejor es utilizar un cooler que la conserve a la temperatura adecuada, teniendo en cuenta el calor que hace en la playa. De todas maneras, trata de no llevar comida perecible o que se malogre con facilidad. Puedes llevar sánguches, frutas y sobre todo líquido, mucho líquido.
  • Si el día es muy caluroso, es posible que la arena este quemando. Por eso, es mejor que tus hijos tengan sandalias de suela gruesa con las que puedan caminar en la playa con tranquilidad.
  • Si lo que piensas hacer es acampar y pasar uno días en la playa, asegúrate de tener una carpa que proteja tanto del frío como del calor, es decir que sea fresca de día y que cobije de noche. Así evitarás desde la incomodidad, hasta problemas de insolación o enfriamiento en tus pequeños.

Para cualquier situación

  • Conversa con tu pareja sobre qué otras medidas de seguridad es necesario considerar para proteger a tus hijos este verano.
  • Conversa sobre seguridad con la persona que cuida o acompaña a tu hijo en tu ausencia, para que esté al tanto de las medidas acordadas en casa.
  • Ten siempre a la mano un botiquín de emergencia.
  • Así como sabemos lo importante que es el juego para nuestros hijos, pongamos su seguridad al mismo nivel. Así disfrutarán ambos de inolvidables momentos este verano, con libertad y tranquilidad.