Muebles

Cómo almacenar ropa hasta la próxima temporada

VER ORGANIZACIÓN DE ROPEROS

Con estas recomendaciones, podrás almacenar tu ropa en perfectas condiciones hasta la próxima temporada en que volverás a lucirlas.

Consejo #1: Guarda la ropa no delicada en cajas organizadoras

Las cajas organizadoras son ideales para el almacenamiento de temporada de tu ropa no delicada. Dobla y coloca las prendas más pesadas al fondo del contenedor y deja las más livianas para la parte superior. También puedes usar maletas, ya que están especialmente diseñadas para guardar ropa.

En vez de bolas de naftalina, se recomienda usar deshumedecedores en gel o tableta para mantener tu ropa fresca y libre de malos olores.

Si necesitas almacenar ropa por más de una temporada, coloca las prendas en bolsas al vacío, que ocupan muy poco espacio.

Consejo #2: Envuelve la ropa delicada en papel seda

Almacenar prendas delicadas requiere un proceso más delicado. Dobla cuidadosamente cada prenda y envuélvela en papel de seda, y luego colócala en una caja organizadora o en bolsas de tela. Recuerda que las fundas plásticas no permiten que tu ropa de fibra natural se conserve adecuadamente.

Consejo #3: Cuelga abrigos de piel y vestidos pero no suéteres

Los abrigos de piel y los vestidos son las únicas prendas que deben permanecer en un colgador, dentro de un portaternos. En el caso de los suéteres y abrigos, lo mejor es doblarlos, porque al colgarlos por mucho tiempo, podrían deformarse.

Consejo #4: Guarda los zapatos de manera adecuada

Aplicar este consejo ayudará a conservarlos en condiciones óptimas. Recuerda protegerlos del polvo, el agua y el sol para que no pierdan color ni se deformen mientras estén guardados.

Es importante cerciorarse que los zapatos no queden aplastados o amontonados para evitar que pierdan su forma original. Puedes usar sus cajas originales, portazapatos o cajas plásticas para zapatos.

Consejo #5: Almacena todo en un ambiente frecsco, limpio, oscuro y seco

Recuerda que los ambientes brillantes lograrán que tu ropa se destiña, mientras que los lugares húmedos y calientes podrían favorecer la aparición de moho en tu ropa. Del mismo modo, es importante evitar los espacios polvorientos porque tu ropa limpia se ensuciará.

Además, puedes emplear un estante metálico para juntar o apilar las cajas organizadoras de diferentes tamaños, las maletas y los portazapatos.

Consejo #6: Lava toda la ropa que guardarás

Recuerda que la ropa sucia almacenada por largos periodos produce olores indeseados y moho. De igual manera, si se guardan prendas que contienen perfumes, aceites o transpiración pueden manchar o amarillear la prenda.

Por ello, antes de guardar la ropa por varios meses, debes lavar apropiadamente cada prenda. Esto quiere decir que si hay prendas que requieren lavado en seco, es recomendable hacerlo. Además, para este caso en particular se recomienda lavar con poquísimo detergente y sin lejía ni suavizantes, para evitar que los fuertes olores de estos productos se impregnen en la ropa.

Consejo #7: Limpia completamente el ropero

Saca toda la ropa del armario y limpia el ropero por dentro, incluyendo las cajoneras. De esta manera, colocarás en un armario limpio la ropa de la temporada que usarás.

Consejo #8: Recicla la ropa que ya no usarás

El primer paso es cerciorarse de que toda la ropa que guardaremos la vayamos a utilizar en la próxima temporada.

Si tienes ropa que ya no quieras usar o que ya no te queda, selecciónala y emplea cualquiera de estos métodos para deshacerte de aquellas prendas:

  • Consulta con tus familiares o amistades si están interesados en tomar alguna de las prendas.
  • Dona las prendas a alguien que las necesite o llévalas a un centro de donación.
  • Vende las prendas en una tienda de segunda mano u organiza una venta de garaje.