Tips | Sodimac

Nuestra cocina suele estar repleta de electrodomésticos que en muchas ocasiones, ocupan espacios que se podrían utilizar para otras cosas, en particular cuando se trata de electrodomésticos que no usamos con frecuencia. No se trata de tener una cocina más grande, lo que necesitas son algunas recomendaciones:

Cómo ordenar los electrodomésticos

Ante todo debes dejar a un lado el apego sentimental por los objetos y clasificarlos según el uso que les das. Pon sobre una mesa todos los electrodomésticos de la cocina, los pequeños, los grandes, los que están todavía nuevos en su caja cerrada, los que usas a menudo y los que no. Ahora tienes que clasificarlos por su frecuencia de uso: los que usas todos los días como la cafetera, la tostadora, la waflera, el microondas, entre otros; los que usas en casos puntuales como la batidora o la picadora; y los que no has usado en 1 año o nunca desde que los compraste o te lo regalaron. Los electrodomésticos que usas cada cierto tiempo puedes guardarlos dentro de la alacena o un lugar menos frecuente, mientras que los electrodomésticos que usas a diario, puedes acomodarlos en puntos estratégicos de tu cocina.

Repisas para guardar los electrodomésticos

Mira muy bien los lugares que tienes en las repisas, estantes y armarios de tu cocina y piensa cuáles electrodomésticos podrías colocar en los lugares más altos. Una pista: mete allí los electrodomésticos que menos usas. Los estantes altos son más difíciles de acceder y por tanto son ideales para guardar los objetos de uso esporádico. En los estantes más accesibles o sobre la mesada de tu cocina, son excelentes espacios para guardar electrodomésticos de uso diario, esos que necesitas todas las mañanas para preparar el desayuno o para hacer la cena. La idea es que los tengas al alcance de tú mano.